Tener empleados en el extranjero

Cito de una entrevista a Begonya Pelegrin (Manager de Adminex Spain) en Neurona:

Para muchas empresas los trabajadores expatriados son, simplemente, demasiado caros...

Para muchas empresas pequeñas ni se puede plantear establecer una oficina en el extranjero.

...necesita el know-how de sus trabajadores que no puede ser inicialmente suplantado por los empleados locales.

No podemos pretender hacer negocios con el extranjero comodamente sentados desde nuestro despacho, aunque hoy en día tengamos multiples facilidades para comunicarnos. Si realmente queremos hacer negocios con un país, tampoco se puede esperar solo valernos del inglés, cuando este, no es ni nuestro idioma ni el de nuestros interlocutores. Mejoraremos mucho nuestro relación cuando podamos hablar el mismo idioma de nuestros clientes. Y no todo esta en el idioma, hay mucha información que nos conviene saber del país, de las gentes, de las costumbres del país con el que comerciamos, que en un momento dado nos pueden aportar una mejora significativa en nuestro negocio.
Este conocimiento del idioma, de las costumbres, de las personas, ... realmente solo lo podremos obtener de una persona que haya vivido o viva en ese país.
En materia de expatriados se trata, en definitiva, de calidad y no de cantidad a la hora de seleccionar los trabajadores que van a adquirir el rol de interlocutores y representantes de la empresa matriz en la filial extranjera. Deben gozar de la confianza de la más alta dirección de la empresa pues van a convertirse en embajadores del conocimiento y, principalmente, de la filosofía de la empresa.

El empleado expatriado no es un empleado con el que hablamos todos los días, no lo tenemos en el despacho de al lado, para corregirle o atender sus necesidades, y el tampoco tiene a su alrededor todo el equipo humano que tenemos en la empresa, muchas veces tiene que tomar decisiones en la soledad del frente, tiene que estimularse asímismo, para buscar y alcanzar objetivos que pueden benificiar a todos.

El Outsourcing puede ser también de gran ayuda en la gestión de las asignaciones internacionales...

Cuando la dimensión de la empresa no permite directamente establecer una filial o un empleado en el extranjero, también podemos buscar alternativas menos costosas, que por lo menos permitan nuestra presencia en ese mercado.
¡Por favor, reflexionen sobre el importante papel de los expatriados antes de cerrar definitivamente las puertas al desplazamiento de trabajadores!

Una empresa puede descubrir sorprendentemente, que en un mercado exterior tiene mucha más demanda para un producto, que en el mercado nacional, porque el mercado nacional esta saturado, aún no esta maduro para ese producto, o por cualquier otra razón, muchas veces el mercado internacional puede abrir una espita de esperanza con la que poder seguir trabajando y a la vez mejorar la competitividad en el propio mercado nacional frente a la competencia.

Comentarios