Precariedad en la escuelas berlinesas

Otro apunte sobre la escuela en Berlín y de sus precariedades.
Los tres vetustos ordenadores que mi mujer tiene en su clase, las enormes pantallas son claramente una donación de Air Berlin - Flüge schon ab 29 Euro,que supongo cuando en sus oficinas incorporaron pantallas planas, para sus ordenadores, decidieron donar lo que en su momento fueron explendidas pantallas a las escuelas berlinesas, en lugar de arrojarlas directamente al reciclaje o a la basura que habrían hecho en otros lugares.
Esto lo deduzco, porque en las pantallas aún se ve pegada una etiqueta identificativa de Air Berlin - Flüge schon ab 29 Euro, de las que se ven cuando visitas cualquier gran empresa con multiples ordenadores.
Los ordenadores en si, vete a saber, quizás uno procede del presupuesto de la escuela, los otros dos, no estoy seguro, pero me atreveria a decir que fueron de mi mujer, en dos hay un windows 2000 instalado, en otro hay un windows 98 que se pega con cualquier software más o menos actual que pretendas instalar.
Instalar software en estos ordenadores es una verdadera odisea, porque aparte de que de vez en cuando por la escuela pululan unos supuestos técnicos informáticos (gente que esta en paro, que cobran el famoso sueldo de 1€), y estos señores han instalado una maraña de software para impedir instalar software, valga la redundancia, usuarios con privilegios, y sin privilegios, contrasenyas y más contrasenyas,... A todo esto le añades las variedades arqueológicas de sistemas operativos, que rebuznan cada tres por cuatro, que intentas meterte con ellos,... Os podeís imaginar.
Cuando veo esto, pienso que quizás las escuelas de Berlín también podrian postular por los ordenadores de 100$ de Negroponte.
Mi mujer me ha dicho que dentro de unos días me voy a quedar sin ordenador de sobremesa, que en su día compramos en Zaragoza, tendrá que ir a sustituir ese ordenador con windows 98 de su aula, que no deja de toser y es más lento que el alcoyano. Así que ahora estoy de mudanzas informáticas, todo para el laptop, que compramos hace unos meses,...
Para estos tres ordenadores de que hablo, antes del verano paso por la escuela el ex-portero de la misma, ya jubilado, para instalar una estanteria, soporte, para ubicarlos. Aparte de que el buen hombre empleo un tablero de cocina, de esos que venden en Bauhaus, que pesa un muermo, cuando le añadio el peso de las tres enormes pantallas de Air Berlin - Flüge schon ab 29 Euro, todo se vino abajo, solución, este verano alguién volvio a pasar, levanto lo que se habia venido abajo, coloco un par de pupitres viejos y un par de travesaños debajo y ahora la estructura resistia el peso de los monitores y añadía un poco de espacio en la superficie para el teclado. Solo un problema, se olvidaron que esa aula no era para adultos, sino para pequeñajos.
¿Qué nos toco hacer? hacercarnos a Bauhaus a comprar un par de patas extensibles, desmontar el tinglado que había, añadir las patas al tablero de cocina y recolocarlo, pero a una altura más acorde, con los personajes que emplearan todo el conjunto.
Ahora dentro de unos días, añadiremos nuestro ordenador y más o menos Irene y sus niños tendran tres ordenadores con que jugar y aprender. Es hacer esto o pasarían días, semanas, meses, y en esa esquina seguiría reposando un montón podemos calificar de basura entre comillas, que nadie utilizaría, y la labor del profesor y de los alumnos sería mucho más ardua y complicada. Si no se hace esto, quizás algún día alguien movería alguna pieza para arreglar tema, y nadie se acordaría de las horas pasadas en condiciones no adecuadas, solo los niños y el profesor.
En una esquina, Irene ha montado con un sofa destartalado y un par de estanterias con libros, lo que parece el rincón de lectura, o biblioteca del aula. El otro día una colega nueva de la escuela entraba en su aula, y decia ¡oooh que bonito! ¡que bonita idea! y le preguntaba ¿de dondé has sacado estos libros? mi mujer sonrio, ya le había respondido,...
El año pasado mi mujer tuvo un periodo que le dolía mucho la espalda, en casa habiamos hecho una pequeña modificación en la decoración, con lo que, una silla giratoria de oficina se habia quedado fuera de lugar, pensamos que podia ser una buena idea, llevarla a la escuela, la espalda de Irene nos lo agradeceria. Al fín y al cabo, ese es el lugar donde ella pasa más horas a lo largo de la semana. Al principio alguno de sus colegas sonrieron, esta año dos de ellos, también han traido sus respectivas sillas de casa.

Inmigrantes
El otro día lo hablaban entre colegas, esta escuela ahora esta al borde del precipicio, los niños nuevos que han entrado este año en la escuela ya son entre un 50% y un 60% inmigrantes, hay un porcentaje tope, cuando se supera ese tope, se dispará un indicador automatico para los alemanes, ¡no mandar un niño a esta escuela, exceso de inmigrantes!.


..

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
por los viajes que he hecho y por la gente que conozco en Berlin pensaba que habia una cierta tolerancia por la multiculturalidad(cosa que me ha gustado de la ciudad), pero me sorprende el ultimo comentario sobre los padres que prefieren no mandar sus hijos a ciertas escuelas...
Y enhorabuena por el blog,lo tengo añadido en mi netvibes, me tiene informado de las novedades de la ciudad y otras cosas mas-----
Carles Codina Calm ha dicho que…
Gracias por el comentario. Si, tienes razón, Berlín es una ciudad como se dice por aquí "multikulti", en esta ciudad vive gente de alrededor de 180 nacionalidades, y eso a la fuerza se tiene que notar en la tolerancia de la gente.
Con mi post no quiero desmentir esa tolerancia de la gente de Berlín.
Creo que la palabra clave es "tope", todos, incluida la persona con una mayor dosis de tolerancia tiene un tope. Y aquí hablamos de la educación de los hijos. Y tenemos que comprender que la labor de los profesores en la escuela se vuelve cada vez más compleja y dificil cuanto más inmigrantes hay en una clase, y esto repercute directamente en la calidad de la enseñanza que asisten a esa clase. El horario escolar es limitado y el profesor no se puede multiplicar.
Mi opinión personal es que la mayor parte de la complejidad no es debida a los niños, sino a sus padres y familia. Muchos de estos niños fuera del horario escolar, dejan en una gran parte, de tener contacto con la cultura alemana: el idioma empleado con la familia, el empleado a veces, con buena parte de los amigos, la TV(parabólicas), religión,... todo, es de una país alejado al que los acoge. Una gran parte de estos niños precisamente no van a brillar en el sistema escolar alemán. En todo hay excepciones.
No tenemos nada contra ese extranjero que vive en el piso de enfrente, incluso podemos ser excelentes amigos, pero queremos que nuestro hijo aprenda bien el alemán y la cultura de este país, queremos que el profesor pueda desarrollar todo el plan de estudios sin agobios... y no tenga que perder mucho tiempo repitiendo lo que ya se ha dicho en la clase,...
Por otro lado,Berlín es muy grande, muy extensa, y no hace tanto que estaba partida en 2. Muchos turistas e incluso muchos berlineses y estranjeros que viven ya hace años en Berlín conocen un trozo de Berlín, muchas veces lo típico y tópico y alguno de los barrios de moda: Mitte, Prenzlauer Berg, Schöneberg,...
Queramos o no, por trabajo, por horarios, rutinas,... en una gran parte de las ocasiones no somos los mejores cicerones de nuestra propia ciudad.
En esta misma ciudad hay también barrios que no son tan multikulti como es la media de la ciudad. Si viajas hacia el este de la ciudad, si tu aspecto físico te delata claramente como extranjero, en según que calles, mejor que no te metas a ciertas horas, te podrias llevar algún susto, las elecciones los delatan, ahí los votos podemos decir que van hacia un partido extremista. A la vez, si viajas hacia el suroeste, te encuentras un Berlín más bien alejado de lo que reflejan los lugares turísticos típicos de la ciudad, ahí también los votos de las elecciones los delatan, los votos conservadores abundan, también abundan las casas y los coches lujosos y la ausencia de inmigrantes(a no ser que trabajen para el servicio).
Y para concluir, diria que en todas partes, en todas las familias, hay ovejas negras,... siempre te podras encontrar una persona en esta ciudad y en otras que querrá mostrarnos su grandeza y paradojicamente se desnudará delante de nosotros, mostrandonos su ridícula pequeñez.
Pero dicho todo esto, "bis jetzt" Berlín es una ciudad tolerante.
Gracias por tener la paciencia de leer lo que escribo, no te querría decepcionar, creeme, mi blog es muy modesto, tendrás que buscar otras fuentes, para estar bien informado... :-)