Berlín, una ciudad para consumir

En estos últimos años la ciudad de Berlín esta cambiando muy deprisa.


Todos a comprar, todos a consumir, el dinero esta para gastar.

Tiendas y horarios.
De ser una ciudad dividida, con una mitad dentro del bloque comunista, con todo lo que significa de precariedad de tiendas y establecimientos y bienes de consumo disponibles para un ciudadano medio. La otra mitad de la ciudad, todo y pertenecer al mundo occidental, con unos mostradores y escaparates todo y estar mejor proveidos que la otra mitad, siempre estuvo muy alejada de lo que podriamos denominar un capitalismo salvaje, ni por la abundancia de tiendas y centros comerciales, ni por horarios de apertura de los mismos(no hace tanto muy restrictivos), ni por el poder adquisitivo de los habitantes de este trozo de la ciudad,...
Pues bien, de la ciudad relativamente discreta y poco dada a un uso alegre de monederos y billeteros, no digo tarjetas de crédito(porqué aquí, esto no se usa, ni se acepta en la mayoría de los lugares) estamos pasando al extremo opuesto, pero a lo bestia.
No pasa un día, en que no vemos u oímos de la apertura, inauguración de una tienda, gran superficie especializada o no, centro comercial o bulevard de tiendas,...
De unos horarios de apertura que parecian más de tiempos de guerra o de restricciones estamos pasando a horarios de, en todo momento, todo esta abierto. Hoy abren hasta la 8, mañana hasta las 10 de la noche, antes, los sabados casí apenas se abría, ahora abren sabados y domingos, cuando el sol asoma por el horizonte las persianas suben, al mediodia nunca se cierra, y por la noche ¿para que vamos a cerrar?,...
Cambiar
Las personas cambiamos, la sociedad en que vivimos cambiamos. Los cambios en nuestra vida y en nuestra sociedad 'per se', son buenos, no tenemos que temer los cambios. Esto no quita que los cambios nos pueden hacer daño, más cuando son muy rápidos o bruscos, porque la persona en frente de un cambio tiene que modificar habitos, pensamientos, y aspectos del quehacer cotidiano,... esto es igual para la sociedad en su conjunto. Y si la persona y la sociedad no tiene tiempo de realizar estas modificaciones, los cambios rapidos o bruscos que se producen a su alrededor, acaban produciendo roces, arañazos e incluso heridas profundas.

El techo del Alexa

El tejido social de Berlín, las personas que en esta ciudad viven, van a sufrir esos daños, no todos, incluso a algunos les ira mejor o incluso mucho mejor, pero también habra personas, en su mayoría anónimas, que sufriran en su piel estos rápidos cambios que se producen en esta ciudad. Para unos solo será una herida leve, perderan la imagen de alguna manera idealizada que tenian de la ciudad en que vivian... para otros será una herida mortal, serán literalmente expulsados de la ciudad, ya no podrán vivir en su ciudad.

Pensaba esto hoy, cuando he ido por primera vez a unas nuevas galerias comerciales que hace poco han abierto, en el entorno de la Alexanderplatz, el Alexa.
Un centro con multiples tiendas, diferentes nombres y marcas más o menos conocidas de todos. Un centro comercial que me ha dado la imagen de estar bien acabado, hasta el último detalle. Un centro comercial con una sensibilidad por el diseño, con una iluminación y colores muy bien estudiados. Un lugar donde uno puede encontrar de todo, lo que uno puede necesitar o simplemente desear o antojar,...

Por cierto, este domingo por la tarde, también van a abrir sus puertas,...

Uno de los videos que hay en Youtube de eso...



Los psicologos me parece que tienen poco a estudiar, el ser humano es muy simple, no hay mucho que racionalizar, instinto, impulso, hambre de...

Enlaces relacinados
Pero la cosa aún no esta acabada aún queda por desarrollar, Berlin.de Alexanderplatz

Comentarios