La intervención militar alemana en Afganistan, un error

Escritores y filosofos alemanes han empezado a condenar la intervención militar alemana en Afganistan y a clasificarla como una invasión, un error y un engaño.
En un ensayo titulado "Cobardia de cara a nuestro propio pueblo", la semana pasada el semanario "Der Spiegel" el filósofo y escritor Richard David Precht ridiculiza el argumento del ministro de defensa Franz Joseph Jung de que la misión militar en Afganistan no es ninguna guerra.
El gobierno alemán llama a la misión "una operación de estabilización", Precht dice que esta forma de hablar "se merece un lugar de honor en el diccionario de la inutilidad. El lenguaje del gobierno, dice, es un sintoma de "cobardía delante de su propio pueblo".
El artículo de Precht aparece 6 semanas antes de las elecciones parlamentarias alemanas de septiembre. La intervención alemana en Afganistan es debatida a diario en los medios, pero los partidos políticos con la única excepción de la izquierda no están dispuestos a convertirlo en un tema de la campaña electoral.
El ensayo de Precht y otras publicaciones criticando la misión militar alemana en Afganistan, rompre el silencio alrededor de la guerra de la coalición que actualmente gobierna.
Alemania viene participando en esta guerra desde principios del 2001, poco después de los ataques terroristas del 11 de septiembre.
La coalición de izquierda de social-democratas y verdes respondio a la solicitud de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para que Alemania interviniera en el "caso de defensa" que justificaba las represalias cuando uno de los miembros del grupo (en este caso USA) es atacado.
Peter Struck, que era ministro de defensa en el 2002, defendio la guerra con el fundamento: "La seguridad del territorio alemán se defiende en (las montañas afganas) Hindu Kush".
Hay unos 4.800 soldados estacionados en Afganistan. Esto incluye alrededor de 100 miembros de las fuerzas especiales que participan en la operación dirigida por USA, "Enduring Freedom" en el sur de Afganistan. Alrededor de 4.400 soldados están con las fuerzas de la Naciones Unidas Internacional Security Assistance Force(ISAF) en el norte para proteger los colaboradores para el desarrollo.
Precht, que dice que quiere exponer "la deshonestidad de los autoproclamados " 'abogados de los derechos humanos' hacedores de guerra" y describe a los soldados alemanes apostados en Afganistan más o menos como invasores pacíficos.

Eric Chauvistré, un analista político especializado en el desarmamento nuclear, acaba de publicar un libro'Wir Gutkrieger' ('Los Guerreros Nobles') contra la intervención alemana en Afganistan.






Chauvistré dice en su libro que la misión más importante de los soldados alemanes en Afganistan es protegerse a si mismos. La mitad de los soldados alemanes estacionados en Afganistan casí nunca abandonan el campamento durante los cuatro meses en que están desplegados allí.

"Seguramente, el mundo no se convertirá en un mejor lugar sin las misiones militares alemanas desplegadas en el extranjero. Pero las (las intervenciones militares alemanas) tampoco ayudan".
Precht dice que los engaños sobre Afganistan en Occidente están llevando a negar los fallos de la misión militar. Esto es evidente entre otras cosas en el aumento de los campos de adormidera y en el incremento de producción de heroina.

Precht hace una llamada "a una rebelión de los intelectuales alemanes" para pedir la retirada de las tropas alemanas. Los intelectuales, "apoyados por la mayoría de la población, tienen que animar al gobierno a dejar de gastar millardos de euros y dejar de enviar soldados a su muerte."

Según las cifras oficiales, la intervención alemana en Afganistan ha costado 1,2 millardos de € desde el 2002. Desde el principio de la guerra, se han muerto 35 soldados alemanes. Centenares han sido heridos, y muchos más sufren de estrés post traumático.
El ensayo de Precht ha provocado una ola de soporte a sus argumentos. Roberto Zion, candidato del Partido de los Verdes para las próximas elecciones, ha escrito a Precht una carta abierta el pasado 10 de agosto dandole su soporte para una "rebelión de los intelectuales alemanes".
Zion dice en la carta publicada en el semanario Freitag que "efectivamente, es urgente y necesario un llamamiento a los intelectuales de Alemania" para romper con la "actual coalición de la vergüenza, que intenta impedir cualquier debate político, especialmente durante la presente campaña electoral, sobre la absurdidad de la guerra"

El propio partido de Zion el Partido de los Verdes apoya la participación militar alemana en la guerra.

Según numerosas encuestas, la mayoría de los alemanes quiere la retirada de las tropas. En la encuesta más reciente a principios de julio, el 62% de los alemanes dijo que quería la retirada inmediata de las tropas.

El ensayo de Precht es solo uno de los diversos escritos en contra de la intervención militar en Afganistan. Todos comparten la idea de que no se puede ganar esta guerra, y que la operación esta repitiendo los errores de la invasión soviética de Afganistan en los años 80, y la guerra de Vietnam de los años 60.

En una carta abierta a la Cancillera Angela Merkel en el semanario Die Zeit, el escritor de ficción alemán actualmente más popular Martin Walser dice al gobierno alemán " las justificaciones para realizar esta guerra cada hora que pasa son más grotescas". Urge a Merkel a "declarar la paz" en Afganistan y "la retirada progresiva de nuestros soldados."
Fuente: IPS

Comentarios

el Kebrista ha dicho que…
Para mi que en Afganistán hay enterrado uno de estos Dioses de H.P. Lovecraft.
Es que no me explico que hacen tantos países ahí metiendo mano si no hay petroleo.
Y la Heroína, pues ahora viene de China.
Carles Codina Calm ha dicho que…
Puede que sea lo que tu dices que haya uno de esos Dioses o Demonios de Lovecraft, pero no necesariamente. En la mente de los socios de Bush que iniciaron la guerra podía haber en su momento cualquier pensamiento inverosímil para la mayoría de los humanos. Desde demostrar después de la caida de la URSS que los que mandan en el mundo son los norteamericanos, hasta la idea de construir un gasoducto para extraer la riqueza del suelo de Turkmenistan que parece que no es tan pobre.
Es difícil encontrar una guerra con razones lógicas para su existencia.
The Afghan and Iraq wars were conceived by the US ruling class primarily as a reaction to the prospect of US global hegemony being challenged, either by an integrated Europe, a resurgent Russia, or most pressingly, by ascendant China. When Bush declared after 9/11 that "you are either with us or with the terrorists", he was effectively telling the rulers of all other nations that they must accept the right of the US to govern the world. Very few of these rulers felt able to challenge this statement at the time. Fuente: Socialist
Alternative

Tenemos que esperar que cuanto antes se acabe esta guerra y todas las demás y confiar en que llegue un día en que el ser humano no tenga que apelar a tan repugnante medio para dirimir sus diferencias. Gracias por el comentario Kebrista.